Isa Cocina Sana

Talleres de cocina, ingredientes, recetas y más…


Deja un comentario

Tartar de algas

TartarAlga

Esta es una receta que me gusta mucho y preparo a menudo. Una elaboración muy rápida, sencilla y recurrente para tomar en cualquier ocasión, como entrante, aperitivo, desayuno, etc. Una pequeña cantidad en una tostada o una tortita de arroz es un verdadero capricho.
Algunas marcas elaboran este tipo de preparaciones con algas, son deliciosas aunque su precio es bastante elevado, así que ¿porqué no elaborarlo en casa?
Yo preparo bastante cantidad porque se conserva muy bien en la nevera. Lo reparto en tarros de cristal pequeños y así puedo añadir condimentos diferentes en cada uno de ellos. Es muy cómodo para llevar al trabajo como desayuno, además está riquísimo!!
Puedes elaborar el tartar con un solo tipo de alga, aunque a mi me gusta combinar varias, le aporta más colorido y contraste de sabores además de una mayor y más variada cantidad de nutrientes.
Aquí os dejo mi receta base, aunque, con un poco de imaginación, podemos hacer muchas variaciones y combinaciones incorporando distintos condimentos. Prueba con las cantidades, teniendo en cuenta que las algas aumentan bastante su tamaño una vez rehidratadas, añadiendo más o menos aceite y vinagre adaptándolo a tu gusto.

Ingredientes
-Algas secas variadas (Wakame, Dulse, Nori en copos, Musgo de Irlanda, etc)
-Vinagre de umeboshi, si no tenemos podemos utilizar vinagre de manzana y un poco de pasta de umeboshi o zumo de limón.
-Pimienta en grano.
-Aceite (puedes utilizar el que más te guste: oliva, sésamo, girasol… procurando que sea de primera prensada en frío)
-Jengibre rallado para obtener una cucharadita de su zumo.
-Una pizca de cúrcuma.


Elaboración
1- Rehidratar las algas con un poco de agua.
2- Escurrir muy bien las algas una vez hidratadas, picarlas finamente con un cuchillo y conservar en un bol para ir añadiendo el resto de ingredientes.
3- Rallar un poco de jengibre, escurrir para obtener su jugo y añadir a las algas picadas.
4- Añadir el vinagre de umeboshi /o vinagre de manzana con una cucharadita de pasta de umeboshi/ o vinagre de manzana con una cucharadita de zumo de limón.
5- Añadir el aceite, la cúrcuma y un poco de pimienta recién molida.
6- Remover muy bien para mezclar todos los ingredientes.

A partir de este punto puedes dejarlo tal cual o añadir otros condimentos, por ejemplo un poco de curry, ajo, alcaparras o pepinillo cortados muy pequeños, etc. También puedes jugar con la textura picando más o menos las algas o añadiendo algún ingrediente que le aporte una consistencia más firme (por ejemplo nueces trituradas).

Espero que os animéis a probarlo y que os guste tanto como a mí.

 

 Diez motivos para incluir las algas en tu dieta
1- Las algas contienen entre 10 y 20 veces más minerales que las verduras terrestres (magnesio, potasio, calcio, hierro, fósforo…).
2- Neutralizan los efectos nocivos de la acidez que se genera con dietas excesivas en proteínas o como consecuencia del estrés de larga duración y es que, dada su abundancia de minerales, las algas producen un efecto alcalinizante y desintoxicante de la sangre.
3- Las algas son ricas en yodo, un mineral difícil de obtener de otra fuente. Así, previenen el bocio (hipertrofia de la glándula tiroides).
 4- También ayudan a disolver grasas y depósitos de mucus que aparecen debido al alto consumo de grasas saturadas, carnes y productos lácteos.
5- Son ricas en calcio y tienen un efecto calcificante de los huesos (especialmente las algas hiziki, wakame, arame, cochayuyo y kombu).
6- Refuerzan el sistema inmunitario por su riqueza en vitaminas y oligoelementos.
7- Las algas unicelulares (espirulina, chlorella y klamath) aportan vitamina B12, tan necesaria en circunstancias como una dieta vegetariana, el embarazo o en casos de fatiga o estrés.
8- Son capaces de expulsar del organismo metales contaminantes, radiactivos y nocivos.
9- Las algas facilitan la eliminación de toxinas gracias a su contenido en ácido algínico.
10- El agua sobrante empleada para remojar o cocinar las algas se puede utilizar en el agua de baño a modo de balneario casero para cuidar la piel.

(leer artículo completo sobre los beneficios de las algas en la alimentación en el blog del Manantial de Salud)

Anuncios


Deja un comentario

Paté vegetal: la elección más sana

PatesVegetales

Los patés vegetales son una opción muy sana para preparar bocadillos, entrantes o picar entre horas. Hay multitud de recetas nutritivas y apetitosas que podemos cocinar en muy poco tiempo. Es muy práctico preparar un par de patés diferentes para ir consumiendo durante la semana, por ejemplo un paté de verdura y otro de legumbre. Yo los conservo en la nevera en pequeños tarros de cristal herméticos que voy guardando y que me van muy bien para los patés o las especias. Estos pequeños tarros son prácticos para llevar al trabajo (o a la playa…), con unos crackers o unas tortas de arroz tendremos el almuerzo solucionado!

Os dejo la receta del paté de champiñones, espero que os guste:

Ingredientes:

450 gr de champiñones lavados y laminados
2 cebollas a cuadritos pequeños
2 dientes de ajo picados muy finos (o rallado)
125gr de nueces peladas crudas
Perejil o cebollino picado
Aceite de oliva
Salsa de soja
Pimienta negra (opcional)

Elaboración:

1- Rehogar la cebolla en una sartén con un poco de aceite de oliva y sal.
2- Añadir el champiñón laminado y el ajo picado, cocinar bien hasta que el champiñón quede dorado.
3- Retirar del fuego y reservar hasta que se enfríe.
4- Triturar la cebolla y el champiñón con las nueces peladas. Aliñar al gusto con salsa de soja (o sal), pimienta negra y perejil o cebollino picados.

Podemos sustituir los champiñones por otras verduras para hacer variaciones del paté, por ejemplo pimientos del piquillo asados. También se pueden sustituir las nueces por tofu.


Deja un comentario

Colaboración con Jaime Martín (proyecto Web Trip)

Jaime-WebTrip

Desde hoy podéis empezar a leer Webtrip 3, relatos y recetas, un proyecto colectivo de cómic online, gratuito y participativo. Consta de ocho historias en torno a la gastronomía, realizadas por cuatro autores de Barcelona y cuatro de Lyon (Francia). Los ocho episodios empezarán a publicarse en internet, a partir del 13 de enero, podéis leerlos en francés, catalán, castellano o inglés. En cada uno se explica una historia entorno a una receta, con la intención de que podáis cocinarla. He colaborado en el primer episodio con Jaime Martín, uno de los autores españoles. Podréis leer su historia, que contiene la receta de fideuà a mi manera, a ver qué os parece.

Aquí podéis ver el prólogo del proyecto Web Trip, para leer el resto de historias podéis visitar su web , también encontraréis más información sobre el proyecto en su facebook (en francés).

prologue_webtrip_ESP

Como curiosidad os diré que Jaime Martín incluye recetas de platos en muchas de sus obras. Podéis comprobarlo si os animáis a leer  alguno de sus cómics: Lo que el viento traeTodo el polvo del camino o Las Guerras silenciosas, todos publicados en España por Norma Editorial.

Aquí podéis ver una página de su último álbum publicado, Las Guerras silenciosas (Norma Editorial, 2013). El personaje que explica y prepara la receta de la paella es Pepe, protagonista de la historia, padre de Jaime… y suegro de una servidora.

Por cierto, no cambio sus paellas cocinadas a la leña por nada del mundo!
Es nuestro paellero oficial!

PAellaPepe

Webtrip 3, relatos y recetas

https://www.facebook.com/LyonBDFestival

Jaime Martín

www.facebook.com/jaimemartin.comic

 


2 comentarios

Suihanki (cocedor de arroz japonés)

01Suihanki

La palabra suihanki significa literalmente “aparato para cocer el arroz“, aunque también se utiliza para cocinar al vapor otros alimentos. Es un pequeño electrodoméstico imprescindible para cocinar en casa el gohan (arroz japonés).

El gohan es el tipo de arroz cocido que se come diariamente en Japón. Se utiliza una variedad de arroz de grano corto y se distingue del arroz cocido común por ser previamente lavado (para eliminar el almidón) y cocinado hasta absorber toda el agua. Con este proceso el arroz queda más pegajoso y resulta más sencillo comerlo con palitos. Podemos cocinarlo en una olla convencional, pero utilizando la cocedora el arroz queda perfecto.

Una vez elaborado el gohan, podemos convertirlo en sushi-meshi  (arroz para sushi) si le añadimos el sushi-zu (aderezo que se emplea para aliñar el arroz hervido y obtener arroz para sushi).

El suihanki que podéis ver en la foto es el que tengo en casa, tiene más de 15 años y muchos kilos de arroz cocido a sus espaldas, aunque ya está bastante viejecito nunca me ha dado problemas. Cuando lo compré todavía era difícil encontrar estos aparatos y recuerdo que lo vendían con un adaptador para el enchufe, ya que los enchufes en Japón son de clavijas planas. Lo encontré en una tienda especializada en productos japoneses de Barcelona, Tokyo-Ya (cuando era una pequeña tienda en la Avda. Roma) ahora han crecido y trasladado a la calle Girona, 119. Tokyo-Ya es un referente en importación y distribución de productos japoneses en España. En el etiquetado de la mayoría de productos de importación japoneses podemos leer que han sido importados por Tokyo-Ya.

Sin duda, éste es el pequeño electrodoméstico que más he utilizado en mi cocina y me costaría mucho desprenderme de él. Últimamente he visto que venden algunos modelos en grandes superficies y a precios bastante económicos (a partir de 24€). Si queréis haceros con uno os recomiendo comprar un modelo sencillo y de tamaño pequeño, el mio siendo del tamaño más pequeño es suficiente para cocinar arroz para 4-6 personas. Conozco casos en los que han comprado cocedoras muy grandes y, aparte de ocupar demasiado espacio, no dan tan buen resultado a la hora de cocinar cantidades pequeñas.

El uso del suihanki es muy sencillo:
1- Lavar muy bien el arroz, aclarándolo varias veces hasta que el agua salga transparente.
2- Meterlo en la cocedora con la misma proporción de agua y arroz (para el arroz integral la proporción será 2 o 2,5 de agua x 1 de arroz).
3- Tapar  y pulsar el botón de encendido (en el caso del mio, el único botón…)
4- Pasados unos 20 minutos, la máquina se para y nos avisa porque el arroz ya está listo, algunos modelos incluso mantienen el arroz caliente.

Suihanki

Si no disponemos de un suihanki podemos cocer el arroz en una olla convencional en fuego de gas:
1- En una olla mediana, ponemos un vaso de arroz por persona.
2- Llenamos la olla con agua fría y removemos suavemente con la mano para lavar el arroz, eliminando el almidón, hasta que el agua salga blanca. Escurrimos y repetimos la operación hasta que el agua salga totalmente transparente.
3- En la misma olla añadimos un vaso de agua fría por cada vaso de arroz que hemos utilizado y dejamos reposar durante media hora para que el arroz absorba parte del agua.
4- Pasada la media hora, ponemos la olla tapada y a fuego máximo hasta que rompa a hervir. A partir del momento en que empieza a hervir, empezamos a contar 2 minutos de reloj.
5- Una vez hayan pasado esos dos minutos, bajamos el fuego y lo dejamos cocer a fuego mínimo durante 10 minutos.
6- Una vez transcurridos los 10 minutos, apagamos el fuego, y sin levantar la tapa lo dejamos reposar tapado durante 10 minutos más. Ojo, no levantéis la tapa en ningún momento, porque el arroz todavía no está hecho y es el vapor del interior  de la olla el que acabará de cocinarlo bien.
7- Finalmente, levantamos la tapa (¡cuidado con el vapor caliente, que quema!) y comprobamos con una espátula de madera cómo está el arroz. Si todavía está un poco duro, podemos taparlo un ratito más y comprobar unos minutos después. Si ya está al punto, sacamos el arroz de la olla con una espátula de madera sin aplastar los granos, y lo colocamos en una fuente que no sea metálica. Lo movemos con la espátula con cuidado de no aplastarlo y veremos como sale el vapor y se va enfriando.

Listo!


Deja un comentario

Nueva colaboración con Asia Salud

Nueva colaboración con Asia Salud que dirige Angel Rubí, terapeuta de Zen Shiatsu y Primer Duan de Qigong. Un centro que promueve y difunde el conocimiento de Asia en el cuidado de nuestra salud. En su web podréis encontrar información sobre Shiatsu, Qigong, Reiki y Refexología, entre otros. Además de ofrecer tratamientos, también organizan talleres, retiros de meditación y otras actividades.

Más información en Asia Salud

A partir de hoy colaboraré con ellos con algunas recetas basadas en la Dietética Naturista y Oriental. Hemos empezado con un plato típico japonés que se acostumbra a comer para dar la bienvenida al nuevo año. ¿Os atrevéis con él?

 

Receta_ZaruSoba

Podéis descargar la receta en PDF por si la queréis guardar o imprimir:

Receta_ZaruSoba.pdf


Deja un comentario

Croquetas de mijo

Ingredientes

75 gr. de mijo (un vasito)

1 diente de ajo picado

3 ajos tiernos picados

Perejil picado (al gusto)

Sal marina

1 zanahoria pequeña rallada

1/2 calabacín rallado

Especias al gusto (recomiendo un poco de curry en polvo)

Elaboración:
1-
Pon el vasito de mijo en una olla con una pizca de sal y 3,5 veces su volumen de agua fría. Lleva a ebullición a fuego fuerte y cuando hierva bajar al mínimo, cocer tapado unos 20 minutos. Toda el agua debe quedar absorvida por el mijo y tenemos que vigilar que hacia el final de la cocción no se pegue al fondo (si es necesario remover un poco).
2- Mientras, pon el ajo y los ajos tiernos en una sartén con una pincelada de aceite durante un momento y antes de que se dore demasiado añade la sal y las verduras ralladas (zanahoria y calabacín). Seguir rehogando un par de minutos hastas que estén blanditas, apagar el fuego y añadir el perejil, las especies y remover.
3- Mezcla el mijo caliente con el resto de ingredientes y deja reposar  tapado hasta que podamos trabajar la masa sin quemarnos las manos.
4- Dar forma a la masa cogiendo pequeñas porciones, haciendo una bola y aplastándola un poco para dar forma de hamburguesa (esta forma plana facilita más tarde la cocción). Dejar que se enfríen totalmente y se solidifiquen.
5- Por último hacerlas a la plancha, fritas o al horno.

Puedes adornarlas con un poco de perejil picado por encima, alguna hierba aromática y  acompañar con un poco de salsa de soja.

Propiedades del mijo:
De todos los cereales el mijo es el más alcalinizante; muy rico en proteínas, minerales (especialmente magnesio y hierro) y lecitina. Contiene ácido silícico, necesario para conservar la piel, las uñas y el pelo en buenas condiciones. Es muy digestivo, beneficia al estómago y al bazo. Recomendado para las personas diabéticas. Es un cereal sin glúten por lo que es apto para celiacos.
Útil cuando hay problemas digestivos, vómitos, diarreas, mal aliento, encías sangrantes, parásitos intestinales, cansancio, anemia, trabajo intelectual.
Tiene naturaleza neutra.

Más información sobre el mijo AQUÍ

Trucos:
1- Si la masa no te ha quedado muy consistente puedes añadir un poco de harina de garbanzo ligeramente tostada para poder darles forma con más facilidad.
2- Puedes pasarlas ligeramente por harina de maíz antes de freír o poner en la plancha, esto les dará un toque más crujiente.

Cocina más cantidad de la que vayas a consumir y congélalas, es una buena manera de ganar tiempo en la cocina, así podrás comerlas cuando te apetezcan!
Yo las congelo sobre un salvamanteles rígido, separadas para que no se toquen, así se congelan por separado y no se rompen cuando las descongelo. Después las conservo en el congelador en una bolsa o táper herméticos en el que anoto la fecha de su elaboración. Para consumirlas más tarde solo tengo que descongelarlas en la nevera y cocinarlas.

CroquetaMijo2

 


Deja un comentario

Pickels: pepinillos en conserva

Los pickels se derivan de la holandesa Peckel y se refiere a una conservación en algún tipo de salmuera fuerte. Mantienen algunas semejanzas con los encurtidos, diferenciándose en métodos, formas y tiempo de elaboración.

Los pickles o encurtidos de verduras y hortalizas, poseen un alto valor nutritivo y  son muy fáciles de preparar en casa. Se obtienen, en general, por un proceso de lactofermentación que se logra de diferentes maneras. De sabor más o menos ácido son muy digeribles ya que no modifican el equilibrio ácido del estómago. Son muy recomendables para acompañar a los platos de carnes, los muy elaborados y a los cereales, ya que equilibra su factor de acidez en la digestión.

Deben tomarse en pequeña cantidad, una o dos cucharaditas de café diarias, solos o como aderezo de ensaladas, cereales o legumbres. Podemos considerarlos como un alimento medicina, el ácido láctico que contienen ayuda a crear un medio óptimo en nuestros intestinos para el desarrollo de lactobacillus acidophyllus. En general mejoran la función del hígado y el sistema digestivo, aportando microorganismos probióticos que regeneran la flora intestinal.

Ingredientes:
Pepinillos al natural
Sal marina
Hierbas aromáticas y especias (eneldo, pimienta en grano…)
Agua mineral

Elaboración:
Necesitamos un frasco con cierre hermético, mucho mejor si es de cristal.

1- Introducir los pepinillos en el frasco apretándo sin romperlos, de manera que queden muy juntos.

2- Cuando tengamos medio frasco lleno, añadimos sal gruesa y continuamos rellenando hasta el borde. Añadir un poco más de sal y rellenar el espacio vacío del frasco con agua mineral. Las verduras deben quedar bien cubiertas por el agua. También se puede añadir hierbas aromáticas, nuez moscada o granos de pimienta, yo he añadido eneldo, umeboshi y pimienta en grano.

3- Tapar el frasco con una gasa y dejar reposar un par de días a temperatura ambiente o en la nevera si hace mucho calor. Transcurrido este tiempo hay que cerrar el frasco herméticamente y conservar en un lugar fresco y alejado de la luz, por ejemplo un armario de nuestra cocina.

4- Dejar reposar un mínimo de 15 días antes de consumir. La textura debe ser crujiente, si están muy blandos o tienen mal olor es mejor tirarlos.
Una vez abiertos se conservarán en la nevera entre 10 o 15 días.

Pepinillos2